A tus pies, y a los míos


Empezó a hacer memoria. La primer foto que se conoció en la web de ella, donde solo se veían el final de las piernas, y un par de tacos negros, finos, largos, como punto final de su cuerpo, fue el detalle de marcar una época.
Esa foto hizo historia.
Lo sutil y no lo obvio, busco, de tal forma que quedo sobre el fondo blanco una imagen que luego hizo pequeñas etiquetas, que ponía en las botellas y en cada fin de año regalaba a sus clientes.

Años después aun veía en algún bar hogareño, la botella ya vacía, pero con la etiqueta impoluta. ¡Que lindo detalle! – pensaba – que generosidad no haber desechado el envase…los pies y su nombre….
Si bien no es tan común en la mujer como en el hombre, el fetichismo de pies, era una gran atracción para ella. Le encantaba en el masaje estimularlos.
También se daba la contrapartida.
Una vez la ubico un hombre que solo quería adorar sus pies.
Lo espero, vestida de negro y perlas, como para una fiesta. Lo fue a buscar agilizando sus piernas con medias caladas y sandalias altísimas al tono.
ayala-photo27
El era tan lindo, que lo invito a ducharse, mientras vestida de pies a cabeza, solo desnudaba su pie, para darle pequeñas caricias en sus partes mas intimas.
Suave, delicado, apenas un toque, solo para volver a guardar su pie mojado
Se sostenían la mirada, hasta que cerro la ducha, y lo invito al sommier. Vamos … deseo que me desees …
Te deseo desde antes que anidara tu deseo de mi, le contesto el hombre.
Lo hizo sentar en el costado de la cama, con un espejo enfrente, y tres atrás, así se repetía la imagen de los dos.
Totalmente vestida, puso las dos piernas sobre las rodillas de él, y  dejo llevar el cuerpo al montón de almohadas.
El hombre comenzó a tocarla, hasta que ella se bajó una de las medias, ofreciendo entonces la desnudez de su pie, cuyas uñas pintadas de un intenso rojo vestían la palidez.
Con un pie vestido y el otro desnudo, él se halló en la satisfacción de masajearlos; olerlos, tocarlos, lamerlos, besarlos …disfrutarlos.
Ella bien sabía lo que significa la frase ..a tus pies…por eso el respeto y honor, el goce y la alegría en ese juego tan lejos de lo mecánico. Tan pleno de placer.
Desnudo, vestido, calzado, descalzo, con un toque de aroma a crema de frutillas. Nunca se sintió más elevado su sexo, el varón, que cuando lamió los pies de su dama.
Así fue el juego, el erotismo que generan unos pies de mujer.
Era lógico que el sintiera el escandaloso placer mientras le recorrían la cara, el cuello, la boca, …
En cierta forma es un juego de poder.
La escena duró el tiempo suficiente hasta que él no resistió más el el placer, y ahí sí, ya no estuvo a sus pies, sino incorporado.
Hermosos momentos, donde no hubo necesidad de desnudos, porque todo era un gran gozo.
La mujer no recordaba dónde había leído que se lograba el grado de geisha, cuando sólo lamiendo el dedo gordo, lograba del hombre la pequeña muerte.
Esa tarde, aquella que había logrado el grado, invirtió los papeles, y logró de su hombre la explosión mayor, dejándose adorar sus pies…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s