¿Dónde estan los besos que me debes?


Atardecer de verano, ir despacio por el Boulevar, voy a la rambla. Un grafitti me llamo la atención… ¿Dónde estan los besos que me debes?

Me quedo pensando a quién se le ocurrió la frase, y justo frente a la Facultad de Arquitectura!!!… ¿La habrá escrito algun futuro arquitecto?

¿Quién será la destinataria de esa oración? Quizas otra estudiante. Pregunta sin respuesta….

Me dió por imaginar que ella la vería cada vez que bajara las escalinatas, y la tendría presente , el así lo habría dispuesto.

Recordarlo  a pesar del adios, del tiempo, en las palabras que todos leerian así fuera una vez.

¡Que ocurrencia! – me digo -. hacer escandalosamente público algo tan privado.

Y empecé a evocar los besos y los labios de quienes me besaron.Traté solo de recordar los buenos, los que he disfrutado, los que no me arrepenti de entregar.

Creo que hay algo muy erótico en los besos. Incluso ahora, mientras escribo, me siento húmeda y alguna contracción de la vagina se hace presente.

Me vienen a la mente aquellos que me dejaron temblando, como aquél canadiense que por tres años siempre en mayo y en un sólo día, venía a verme con un ramo de rosas. Luego de irse yo agradecia a la vida que no viviera aca.

Porque el beso tiene eso,  sabes si te vas a entender o no en todo lo demás.

Lo he vivido, pero que cosa más sin gracia tener sexo sin beso.

Lento, suave, húmedo, caliente, delicado, fuerte, dejando su marca, recorriendo el cuello, lamiendo las orejas. Depositándose en la cuenca de los ojos, elevándose a la frente, bajando hasta los pezones, buscando el pubis angelical…

Recuerdo exactamente cuándo y cómo fue. Cercano a un pequeño muelle, por Punta  Carretas, escondidos como solo pueden hacerlo dos adolescentes deseosos de más calor. Su cabeza estaba apoyada en mis piernas. Despacio la giró, y muy suave sobre el bikini, fue acariciandome con sus labios. Una sensación que me llevo al abandono, al dejarme hacer, a la experimentación de un estimulo no conocido hasta ese momento. La adrenalina que nos descubrieran, el sentir que el era ùnico en el mundo, mi pelo negro que tapaba el coxis, su pene erecto sobre la bermuda… era imposible que no tuviera mi primer gran orgasmo.

A pleno sol, calor, sofoco…

Si…le di todos los besos que él merecia, y recibí los que mereci. Esa tarde al sol, la tengo atesorada, fue mi primera vez en que los besos se convirtieron en sexo oral.

Ni que hablar los que he recibido en un cine, con gente a nuestro alrededor, mientras solo nos iluminaba la luz de la pantalla. Y aquellos en el taxi, ah…si los taximetristas hablaran….

Tengo presente el último que pedi….fue a las corridas, y como una premoniciòn, en el costado de la puerta me lo dio. Algo pasó dentro mio, porque senti que ese era el último beso entre los dos.Y no me equivoque…

Por eso me quedó lo del grafitti, vaya a saber que le pasó al joven para que perdiera los favores de su chica, pero en el paño verde de la vida, no todo es suerte, y mucho si, sabiduria…

¿Qué grafitti escribirías tu?

Anuncios

Un pensamiento en “¿Dónde estan los besos que me debes?

  1. donde estan los besos que te debo?
    en una cajita,que nunca llevo el corazon encima, por si me lo quitan
    y donde estan los besos que me debes?
    en cualquier esquina, cansados de vivir en tu boquita, siempre a la deriva

    extremoduro- a fuego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s