La ventana azul


Se abrió la puerta … y una sonrisa nerviosa que recién despertaba me recibió vestida de jean… hacía mucho frío afuera… y adentro de ella también.

Esperaba la sorpresa para gratificarme … eso me atrae de ellas … eso espero o busco?.

Cuando decido contratar unas horas de sus cuerpos para desaguar mi placer … la verdad que había esperado mucho en tomar la decisión llame y pregunte … me dieron datos … describieron formas.

Algunas serían reales o tal vez se acercaran … y no sé porqué rara intuición algo quiso que optara por ella.

Ahí esperaba…

Adentro todo era frío … muy… frío …

Se sentó casi de soslayo … desde sus ojos pequeños y oscuros exploraba.

Hablamos lo usual…?

En estos casos … cosas triviales, preguntas con respuestas casi copiadas … pero seguía haciendo frío …

Me gusta tener una atención que en general, más allá del acuerdo de partes que tiene casi un solo objetivo, suele ser una pequeña golosina … pero ese día había llevado una barrita de chocolate blanco … por? no lo sé, pero así fue …

Y mientras veía como se desnudaba su figura proporcionada, en el ritual previo, aún temblando de frío y de penas … se lo ofrecí …

Transcurrió el tiempo sin reloj … solo el biológico.

Sentí nuevamente su temblor, vi sus energías contenidas en esfuerzos para complacer … sentí su afecto vacío e impune con la historia y con ella …

Es natural, comprensible … que la frecuentación vaya macerando los sentidos y poniéndoles una coraza …

Es casi indispensable que así sea …

Su cuerpo de piel joven resumía toda la anarquía de sus decisiones … y era inevitable percibirlo.

Solo él … su cuerpo firme, proporcionado de serena belleza estaba dispuesto a cumplir lo pactado.

Sus movimientos sintonizaban, sus brazos abrazaban o lo intentaban … sus manos se deslizaban provocando pero no acariciando … sus labios finos, pero no eran cálidos …

Mi distancia generacional me dio el alerta.

La mire … separamos nuestros cuerpos

La mire lo mas profundo que pude, sentí que ahora sí se sacudía.

Respondió entreabriendo los labios …

La seguía mirando sin tocarla …

Intente acariciarle sin rozar su piel …y la aparté suavemente …

Sus ojos oscuros, que hasta ese momento estaban cerrados recordando o ahuyentando imágenes se abrieron …

Eran azules … muy azules de tristeza, azules de melancolía … y estaban brillando de llanto.

Así la contemple, con la ternura que pude o supe y nos abramos en el tiempo … ya no hacía frío …

Nunca contó su historia aunque la supe.

Al despedirnos me agradeció el obsequio … será mi alimento hasta las cinco … lo dijo mientras me daba todo el calor que falto antes, en una mirada y en un beso.

Cayeron dos almanaques.

Una mañana de tantas me dio una hoja doblada escondiendo su alma.

No la abras ahora … que te acompañe en tu viaje.

Mirando el horizonte del mar profundo y azul … desde el cielo igual de azul recorrí cada letra, cada palabra, cada frase … entendí que decía? estaba liberando su alma …

Sonreí … pedí una copa de vino … recordé haber leído aquel primer poema azul … y pensé que feliz es ser feliz en lo cotidiano … en ese instante …

Psdata … Ahhh … el placer? Si … ayer me llamo!!!
No te salves …
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.