Dinero, poder y amor, todo esta en juego.‏


En estos días a raíz de noticias publicas observaba como gente se preguntaba si las parejas sabían los ingresos del cónyuge, o de lo que trabajaban exactamente.
O si tenían una vida paralela.
Preguntándoselo a una amiga,ella me contesto. Jamas un marido me pregunto cuanto ganaba y he tenido mas de uno. Podían si tener una idea pero nada mas.
Por contrapartida yo tampoco preguntaba, eso pertenecía a la órbita personal, me decía y mientras funcionara la empresa llamada matrimonio todo estaba bien.
Recuerdo no sin cariño un matrimonio que llegando a la vejez tenían una forma muy practica de cuidarse mutuamente.
El esposo tenia dos trabajos, uno en el que las utilidades venia en un sobre cerrado que era íntegramente entregado a la mujer para el sustento del hogar.
El otro era para varios, léase vacaciones, gustos, extras que manejaba a su antojo sin dar explicaciones. A través del mes parte de esos ingresos también eran compartidos con la compañera,solo en parte.
El resto era para el, algunas compras, reinvertir en su oficio, o salir de ronda.
Eran inquilinos en una vieja casa alquilada, ciertamente en un muy buen barrio que en el devenir de los años se convirtió en un lugar muy pujante y valioso de la ciudad.
La casa se iba deteriorando como era lógico, a través del tiempo.
Mas de una vez ya llegada esa etapa, yo quería ayudarla a barrer los pedacitos de material que caían de las paredes. Pero ella se negaba, déjalo así nomas, a ver si este hombre toma conciencia que esta casa no da para mas, me comentaba
Llego el momento que los dueños pidieron el antiguo lar , ya estaban mayores, los protagonistas  y alguna enfermedad los visito para quedarse.
Fue ahí que el hombre se agarro la cabeza, y le pregunto a su esposa …y ahora que vamos a hacer.???
La dama que solo sabia como dirigir esa empresa llamada familia, ya que su conocimiento llegaba a haber trabajado desde joven como cajera, le contesto. Ponete el saco y vení conmigo.
Juntos caminaron unas cuadras. Exactamente desde 11 de setiembre y Quesada, hasta Manzanarez y Arcos, aún hermoso lugar entre Belgrano y Nuñez.
Un esplendido edificio nuevo, cuyos apartamentos mas altos tenían una lejana vista al Rio de la Plata los estaba esperando.
Ves Joaquín? Siempre ahogándote en un vaso de agua…Ese de la esquina, sin estrenar, es el que nos esta esperando.Es el nuestro.
Pero como hiciste ? aun sin caer en la cuenta de que sus últimos años los pasaria ahi, le dijo sorprendido el esposo.
Fue muy sencillo. De lo que me dabas a través de décadas, mes a mes, fui haciendo un fondo. Con los años hice una entrega para este apto antes de que existiera, y después simplemente pague la cuota. Hoy esta libre de deudas y esperándonos.
Si te lo consultaba por ahí me ponías peros, siempre amaste mucho nuestra vieja casa, sin imaginarte si algún día nos la iba a pedir los dueños , quizás para hacer un edificio mas como este.
El se dio cuenta que había convivido con la mujer justa. Cierto que ni el le dio explicaciones de todos sus gastos, ni ella de todas sus inversiones a través de esa vida en común.
Pero claramente esa fue una empresa de ayuda mutua.
A veces no es lo que le entra a uno de los integrantes o a los dos integrantes de la pareja lo que genera el éxito en una empresa.Por que asi como entra fácilmente el dinero, también puede salir fácilmente.
Esa mujer era una pequeña gran economía familiar.
Creo que el mayor éxito , es mi opinión personal y no un dogma de fe, es la buena voluntad de los cónyuges.
Lo poco o mucho que he visto en la vida, me ha enseñado que no es la falta o la abundancia de dinero lo que une a una pareja, sino el claro objetivo común de protección y cuidado.
Pah…pense que en este post iba a hablar de dinero y poder, y me doy cuenta que fui girando mis pensamientos para otro puerto.
Y es ni mas ni menos, que un amor inteligente es aquel cuyo objetivo es el bien común.
Y aunque parezca disparatado en esta época de claro individualismo, estas historias reales, sencillas, sin ostentación, son las que para muchos entre los que me encuentro, pequeños soplos de felicidad.

Para horneros y horneritas …

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s