¿Sexo virtual?


Magdalena se encontró frente a su pc.

Estaba sola en el cuarto, mientras los demás dormían.

Entro en un chat…paso horas.

Y así fue que encontró a Favio cam.

De una charla insulsa hablando de sexo, con una forma distinta, desconocida para ella.

Sentía adrenalina por todo su cuerpo, se mostraba a un sin rostro.

Le decía lo que le haría, como estaba vestida, su ropa interior.

Se perdio en el tiempo, sentada frente a la pantalla

El hombre se mostraba, le escribía, la seducía a distancia. Dime cosas…dime cosas…dime cosas…

Terminaron cada uno, semi desnudos a km reales, unidos virtualmente.

No sabían sus nombres reales, ni su olor, ni su intimidad.

Solo las imágenes y las palabras escritas…

Se convirtió en una adicción, una forma de alienación.

Encontraba en su pc en Favio cam, la caricatura de lo que ella esperaba del encuentro con un hombre

Prefería el mínimo encuentro con él, que salir a encuentros sociales.

Al principio lo catalogó de loco, y se auto definió de la misma forma.

Después de sentirlo necesario, se convirtió en tóxico.

Ahí le dio por observar a los demás.

Recorría ciber.

La gente prefería conectarse que mirar a quien tenia a su costado.

Relaciones vanas.

Vio a Pablito, su vecino, a los 11 años tenia 5 amigos de internet en distintos lugares del mundo, mientras que el cuadro del barrio lo esperaba como número diez.

Prefería la pc.

Timidez? Aislamiento? Inseguridad? Miedos?

La obsesión con Favio cam, fue desmedida, entonces busco a a francisco, y posteriormente a mateo.

Cuando quiso acordar, era una experta en calentar hombres por internet.

hasta que un día se cruzo con Gastón en un asado.

Tenia la fluidez de la palabra escrita, y la inseguridad de una niña.

Gastón le corto el mambo.

Poco internet y mucho cara a cara, café mediante.

Frente a el se le caian las cosas, se ponia torpe, se le olvidaban las palabras.

El despertaba a la mujer que tenia adentro.

La piel, el olor, la sombra, el encuentro real con un hombre.

Ir a los bifes, nada de pendejadas.

Sin mentiras, ni esperanzas torpes.

Descubrió a un hombre con cansancio y limitaciones….pero de carne y hueso.

Su vagina se humedecía al recordar su voz, sus manos recorriendo su cuerpo.

Fue tomando distancia de sus amantes virtuales.

Les parecían soso, sin vida…

Prefirió erizar a Gaston hablándole al oído, y lamiendo sus orejas.

Comprometer su tiempo en alguien que la hiciera reir, que la retuviera en un hotel, alguien no perfecto.

Alguien que no le prometiera un jardin de rosas virtual, pero una preciosa realidad por un par de horas.

Y un día, entonces, simplemente….apagó su pc.

De carne y hueso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.